Más reciente

[Especial Assassin's Creed] Análisis de Assassin’s Creed III

xl_Assassins-Creed-3-Connor-Hero-624

Un vestigio del credo de los asesinos impregnado de un romanticismo devastador y cuyos principios parecen haber quedado olvidados en el viejo continente. Una civilización en constante crecimiento en la que afloran unos conflictos que acabarán determinando el transcurso de la historia. El inicio de un nuevo período que marcaría distancias con todo lo que había sucedido antes, cuando la ingenuidad y el misterio comenzaban a disiparse al alba de una era marcada por la razón y el pensamiento cientificista.

Este es el contexto al que nos lleva Assassin’s Creed III, o el título de la discordia. El que supondría un antes y un después en la consideración que el público tenía de la saga y, por lo tanto, el encargado de recibir todos los palos habidos y por haber, hasta el punto de ser etiquetado como la peor entrega de todas. Pero detrás de la polémica, los estériles debates sobre la “esencia” y todo el humo a su alrededor, la tercera (o quinta, como se prefiera) sigue teniendo mucho que decir.

Leer el resto de esta página »

::El ABC del rock alternativo:: My Vitriol

My Vitriol - Koko  001

Bendita M. Una de las razones por las que decidí embarcarme en este recorrido a través de todos estos grupos fue la posibilidad de poder desatar toda mi verborrea respecto a ciertas bandas que, desde hace tiempo, se ganaron un lugar destacado en mi colección. Una de ellas, por supuesto, es My Vitriol.

Hablar de esta gente sin hacer referencia a su estrambótica carrera musical es imprescindible, y es que tras lanzar el que fue su primer y único larga duración, Finelines, los tipos se pasaron, si no contamos algunos lanzamientos anecdóticos, prácticamente 10 años en el más absoluto de los silencios. El año pasado, para sorpresa de todos, anunciaban su regreso no solo a los escenarios sino también al estudio, por lo que finalmente habrá continuación de esa joya que encandiló a tantos en su momento, y que también ha logrado calar hondo en aquellos que la descubrimos ya muchos años después.

My Vitriol fueron uno de los (muchos) estandartes del resurgimiento del rock alternativo inglés allá a principios de 2000, junto a otros como Vex Red o Hundred Reasons, grupos que claramente los aventajaron tanto en popularidad como en repercusión. De todos modos, el injustificado (que no siempre) hype de los medios musicales fue algo que, de manera excepcional, sí tuvo razón de ser en el caso de este cuarteto londinense.

Con un sonido que coqueteaba con una interesante dualidad entre el shoegaze y las guitarras pesadas tan de moda en la época (algo que muy recientemente harían, a su manera, Deftones con el genial Koi No Yokan), Finelines fue uno de los debuts más célebres de esa época y sigue siendo considera una joyita que recoge el testigo de lo fructífera que fue toda esa nueva “edad de oro” del rock británico.

Pero no acabaría ahí la aventura de My Vitriol, aunque por supuesto su supuesto futuro como “salvadores del rock” quedase en agua de borrajas una vez que las modas pasaron y revistas como la Kerrang tuvieron otras distracciones con las que llenar sus páginas de amarillismo musical. En esos momentos el grupo liderado por Som Wardner tampoco era ya precisamente una banda de adolescentes, y de una manera más bien discreta fueron lanzado algunos temas nuevos que parecían ser indicativos de un más que posible retorno, y de un sonido mucho más contundente, siendo “This Time” una buena prueba de ello.

Finalmente, 2013 fue el año en que su regreso se anunció, y pese a que no son pocos los que no ven justificada esa prolongadísima ausencia, sin duda será una buena oportunidad para comprobar qué queda más allá de un Finelines que rayó la excelencia y un grupo tenía todos los números de convertirse en algo que marcaría la diferencia. Al final, quienes lo consiguieron fueron otros, pero nunca estará de más volver a reencontrarse con parte de la historia viva de una de las épocas más brillantes y a la vez olvidadas del rock alternativo.

Seether prometen un disco “más duro” y cercano a sus inicios

Sí, todos sabemos de la curiosa tendencia de muchos grupos a la hora de describir sus nuevos trabajos: “el más duro y oscuro que hemos hecho” es una letanía que aún parece tener crédito entre algunos. De todos modos, para los aficionados a Seether esto puede tomarse con algo más de seguridad. Partiendo de su desvinculación con Wind-Up, discográfica que tuvo una influencia no precisamente positiva sobre sus composiciones, y de lo que parece ser una postura más independiente a nivel de gestión, quizá no sea tan descabellado pensar que un retorno a las raíces es posible.

Inauguración: No Exhibition

DalíHeader

¡Hola a todos!

En esta ocasión os traigo algo un poco distinto; en realidad, podría considerarse spam, pero estamos en familia, no?

Me gustaría invitaros ‘No Exhibition‘, un nuevo blog. Desde hace unos meses había estado sopesando la idea de abrir una página dedicada exclusivamente al mundo del arte, pero pese a haber estado haciendo algunas pruebas la cosa no había fructificado.

Finalmente, me he acabado decidiendo por un blog redactado en tres lenguas (español, inglés e italiano, las que más o menos domino, aunque me tendréis que perdonar si se me escapa algún que otro fallo), en el que iré subiendo reseñas y opiniones sobre diferentes eventos relacionados con el arte. Esto no significa que acabe con este, ya que seguiré escribiendo igual en él, pero lo acabaré de reducir a contenidos más alternativos.

Por ahora, podréis encontrar un artículo sobre varias exposiciones del Caixa Forum de Barcelona y, a modo de inauguración, coincidiendo con el 25 aniversario de la muerte de Salvador Dalí, otro sobre la gran retrospectiva realizada en el Museo Reina Sofía el pasado año.

Espero que os paséis, y sobre todo que os guste!

http://noexhibition.wordpress.com/

[Fuck me, Freddy!] Las 5 adaptaciones más infieles de Stephen King

the-shining-jack-nicholson-ice-560

Preparo una buena taza de café, que dejo humeante a mi lado. Me siento cómodo, me estiro y me mentalizo. Por primera vez en la historia de este blog, voy a escribir algo mínimamente crítico sobre Stephen King. ¿Que por qué me lo tomo tan en serio? Pues porque, básicamente, el señor King fue el “culpable” del renacimiento de mi gusto por la lectura de hace años. Luego volví a caer en el tedio cada vez que agarraba un libro, quizá por no encontrar un título adecuado, pero eso ya es otra historia que nada tiene que ver con esta entrada. Así que, como decía, para mí estas líneas no dejan de ser especiales, aunque no estén estrictamente relacionadas solo con la literatura sino también con el cine.

A menudo, cuando leemos un libro, solemos hacernos muchas ideas sobre cómo son los personajes (pese a que el autor nos los describa, en ocasiones no podemos evitar dibujarlos a nuestro antojo), los lugares en los que la acción se desarrolla, esa escena que nos ha dejado helados… Y supongo que, al estar acostumbrados al cine, tampoco podemos evitar leerlo todo como si estuviéramos ante la pantalla grande. Esto, sin duda, repercute en las impresiones que tenemos cada vez que cualquiera de estos libros recibe una adaptación cinematográfica. Es entonces, la mayoría de las veces, cuando nos estiramos de los pelos al ver que X director se “carga” de los pies a la cabeza aquella novela que tanto nos había hecho vibrar. Pero vamos… Tampoco descubro nada nuevo.

En fin, todo esto viene a cuento de que, en esta ocasión, haré un repaso personal a las que considero las peores adaptaciones cinematográficas que se han hecho de las novelas del escritor más prolífico del género de terror de los últimos años. Antes de todo (aunque la mayoría de las veces no suele servir), advierto que mi opinión sobre las películas que iré listando a continuación está condicionada sobre todo por su relación con el libro en el que se inspira. Es decir, que no digo que estos films sean malos, pero sí decepcionantes como las adaptaciones que se supone que son. Si luego son o no geniales por si solos, es otra historia.

Leer el resto de esta página »

[Inside the box] Resident Evil 4

ResidentCoverResized

Un secuestro mediático, un pueblo perdido en los bosques de España y el superviviente de un apocalipsis zombi que no imagina que está a punto de revivir sus peores pesadillas. Así comenzaba, hace casi nueve años, una de las joyas de la generación de 128 bits, un tren de la bruja que se convertiría en uno de los estandartes de GameCube y que en mi vida como gamer marcaría un antes y un después.

Resident Evil 4 levantó ampollas en todos aquellos jugadores más conservadores, que no alcanzaban a aceptar los múltiples cambios con los que Shinji Mikami pretendía dar aire nuevo a una saga a la que le pesaba una jugabilidad algo desfasada y que se había convertido, entrega tras entrega, en un simple más de lo mismo. Antes que nada, no seré yo quien vilipendie unos juegazos como los primeros Resident Evil. Tanto el REmake como la segunda entrega son dos grandes títulos a tener en cuenta, seguidos de un RE Zero más que recomendable, de eso no cabe duda.

Pero lo pasado, pasado está, y no hay mayor verdad que esta. Vivir de rentas es legítimo, pero demuestra tener pocas ideas y, llegados hasta cierto punto, una cara muy dura. Ignoro si estos juicios morales fueron los que impulsaron a Mikami a dar a su más preciada saga un notable lavado de cara, o si bien actuó bajo la filosofía del “Poderoso caballero es don dinero” buscando un público mayor, pero sea como sea, Resident Evil 4 acabó convirtiéndose en uno de los puntales de la generación y, como juego, es excepcional.

Poco importan esos argumentos de que “perdió la esencia”, “no merece llamarse Resident Evil” y chorradas varias propias del público más conservador, pues a nivel jugable esta cuarta entrega fue, y es aún, una maravilla que no ha sido igualada dentro del género, ni siquiera por sus secuelas, en mi opinión algo decepcionantes. La aventura de Leon S. Kennedy a través de una región oscura y fría de España (mejor obviamos su ambigua localización) demuestra que tan sólo el fanatismo de cierto sector gamer justifican unas críticas que poco tienen que ver con el juego en sí mismo.

Leer el resto de esta página »

::El ABC del rock alternativo:: Local H

LocalH8

Desde el momento en que la etiqueta “post-grunge” se profanó, por decirlo de algún modo, cuando ciertos críticos comenzaron a usarla incomprensiblemente con grupos como Nickelback y todos sus imitadores, resulta difícil emplearla sin que algunos te miren de reojo, con recelo y arcadas. A día de hoy, si catalogas a una banda como “post-grunge”, no son pocos aquellos a los que les viene en mente la imagen de Chad Kroeger montando su guitarra mientras canta a sus escarceos ‘sersuales’ adolescentes con voz whiskera. Una lástima.

En realidad, la etiqueta de marras debería aplicarse solamente a aquellos grupos que surgieron inmediatamente después del “fin” de la época en la que la escena Grunge lideraba el rock alternativo, y que compartían con todas esas bandas algunas características de estilo. Y es ahí donde entran en juego los que quiero reivindicar con esta entrada: Local H.

Leer el resto de esta página »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 33 seguidores